Nadie esta a salvo de las derrotas. Pero es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros suenos, que ser derrotado sin saber siquiera por que se esta luchando.

12.26.10 @ 14:10 | Permalink
A Darth Vader se le daño su sable láser… #ocio
12.25.10 @ 17:55 | Permalink

Visita Blog Petrolero con algunas ideas de ingeniería de yacimientos

12.25.10 @ 17:41 | Permalink
08.21.10 @ 23:31 | Permalink
04.04.10 @ 21:50 | Permalink
02.23.10 @ 21:08 | Permalink

Los Quiméricos

Todos los animales quiméricos, desde el Hipogrifo al Zaratán, pasando por el Minotauro y la Sirena, se reunieron el asamblea plenaria para elegir presidente. Por unanimidad fue escogido el Unicornio. Era, por otra parte, lo que todo el mundo esperaba, ya que la propaganda preelectoral había destacado profusamente las virtudes del hermoso y torneado cuerno único, que según las leyendas más ortodoxas, servía para matar elefantes y seducir jovencitas, pero no viceversa.

Como primera medida de gobierno, el Unicornio se hizo construir una piscina, en la que diariamente nadaba y relinchaba, en tanto el Cancerbero y la Rémora, cada cual en su elemento, montaban guardia para que nada malo le sucediese al señor.

El Unicornio era terriblemente vanidoso y se hacia lustrar el único cuerno todas las noches, unas veces por las Nagas, otras por el desdichoso y lloroso Squonk, y otras más por animales quiméricos de nombres todavía más difíciles de recordar. Tanto cuidaba el Unicornio el aspecto exterior de su cuerno que cuando advirtió que éste se le estaba cariando, ya era tarde, y no hubo cornólogo capaz de salvar el adminículo.

En consecuencia, fue preciso destornillarlo, y enviarlo secretamente a Nashville, Tennessee, USA, donde las industrias plásticas y cornuda tienen especial y moderno desarrollo, a fin de que tomasen las medidas y le enviaran un cuerno nuevecito, de primoroso y tornasolado material.

Pero el accesorio llego tarde. Aunque el inválido Unicornio (a esa altura, Cerocornio) no se mostraba en público, los quiméricos del palacio acabarón por enterarse de que su líder era ahora un simple descornado, nada quimérico por cierto, ya que un Unicornio sin cuerno pierde increiblemente toda su prestancia y se parece sospechosamente a un asno. De modo que, al destemplado grito “Unicornios, sí; Burros, no”, los quiméricos lo expulsaron (para siempre, según unos; por ahora, según otros) del poder.

Cuando el elegante nuevo cuerno por fin llegó, la presidencia quimérica iba a ser ocupada por la Rémora. Ésta, para aventar cualquier propósito seleccionista y otros malentendidos, ordenó que el cuerno de torneado plástico fuera integramente transformado en botones. Y desde entonces, en el territorio quimérico, es notoria la superabundancia de botones.

Extraído de: Mario Benedetti -Fábulas sin Moraleja - Libro: Letras de Emergencia (Editorial Alfa Argentina, 1973)

02.15.10 @ 15:14 | Permalink

Audio Post

Juegos de Seduccion by by Soda Stereo from Me Verás Volver with 4 plays
02.15.10 @ 14:07 | Permalink

el kolómetro

Para los que viven en las zonas aledañas a la urbanización Juanico de la ciudad de Maturín, las horas pico se han vuelto cada vez más pesadas por la alta densidad de carros que se concentran en la zona. Yo particularmente soy uno de los más perjudicados, sobre todo en las mañanas que se necesita llegar a tiempo al trabajo. Una de las mayores trancas que existe y en mi modesta opinión se ha ido incrementando paulatinamente es el famoso semáforo de McDonalds (cruce de la Av. Libertador y la Av. Raúl Leoni). En las mañanas se pasa rápido con un poco de suerte, pero en las tardes los que se vuelve un verdadero caos. Los factores como siempre la imprudencia, todo el mundo quiere llegar primero… lamentablemente es el pan nuestro de todos los días y sencillamente son las cosas que los usuarios de esta vía tienen que lidiar. Lo malo del asunto son las soluciones: no me explico por que hay un semáforo INTELIGENTE ubicado en todo el frente del polideportivo de Maturín (para los que no están ubicados, favor vean la foto a continuación):

Read More

02.06.10 @ 21:49 | Permalink

Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro

02.01.10 @ 00:22 | Permalink
old